Imprimir

Agregar a Mi Selección
Fernando Morales el PRI del atraso
El coloquio de los perros
  • PRI Puebla no ha sabido ser oposición, ha preferido negociar con el poder para sobrevivir. Han bloqueado a los jóvenes.

Poblanerías en línea.com (Puebla)
País: /México Fuente: Internet
Sección: Versión On Line Tipo Nota: Columna
Publicación: 3/29/2012
Autores: Luis Enrique Sánchez Fernandez
Páginas: 1
NC: FC:
Calificación: Positiva Tipo: No Calificada
¿Quién le cree a Fernando Morales cuando niega la supeditación política que tiene con Rafael Moreno Valle? Convencido estoy que en el círculo rojo, nadie. Y lo que todo político poblano comenta, en corto, se ha abierto en la prensa nacional.

Y por supuesto que el susodicho lo niega. Y afirma que su corazón, su trabajo, su voluntad y todo lo que usted guste y mande están con el PRI de sus amores. El mismo que ha dado comida y sustento a toda su familia durante décadas.

Pero que Juan Carlos lastiri y Blanca Alcalá salgan a dar el apoyo y respaldo a su lider y nieguen que el culiempinamiento ante el poder ejecutivo de Puebla es real, suena a burla. Innecesaria porque nadie les cree.

Ellos, los tres, junto con personajes de la talla de Javier López Zavala, Mario Marín Torres, Melquiades Morales, han convertido al PRI poblano en lo que ahora es.

Ellos y las huestes que de ellos dependen y que les reconocen como líderes han construido a un remedo de partido.

Sin organización, sin convocatoria, no han sabido ser oposición. Han negociado con el poder su supervivencia porque no saben hacer otra cosa que vivir de la política. Y se han entregado. Y han traicionado los principios partidarios. Y pretenden controlar y bloquear a quienes tienen propuesta y ánimo para la propuesta y la critica: los jóvenes del PRI.

Jóvenes priistas: Arely Ávila, Iván Galindo o Cecilia Monzón son un ejemplo, han sido marginados y llamados a la disciplina "para no fracturar al partido" y esperar las oportunidades que "pronto les llegarán".

En la derrota, pocos con la dignidad de Enrique Doger o Alejandro Armenta para aguantar vara y esperar tiempos de construcción partidaria.

La historia, la vida, pone a cada quien en su sitio y, las votaciones del uno de julio de este 2012, habrán de dar cuenta de los niveles de negociación que este grupo de interés, movido por su ánimo al empinamiento, logró.

¿Logrará ese PRI el millón de votos cacareado hace algunos meses? ¿Llegarán a los 800 mil votos que Javier López Zavala presumía que valía él, su grupo y su PRI? Claro que no. Ellos y quien controla y decide la vida política en Puebla ya saben, antes de que empiecen las campañas, cuántos votos "lograrán", qué priistas serán derrotados en las urnas y que priistas habrán de "convencer" al electorado y representar a Puebla en el poder legislativo.

Así que si el futuro está negociado, calladitos se ven más bonitos.

Insisto: ¿alguien les cree?