Imprimir

Agregar a Mi Selección
Suplementos alimenticios
Compiten por mercado de salud
  • Representa México para este sector un negocio atractivo, pero también de riesgos sanitarios si no son bien controlados

Reforma
País: /México Fuente: Periódico
Sección: Negocios Tipo Nota: Nota Común
Publicación: 4/27/2015
Autores: Laura Carrillo
Páginas: 5
NC: FC:
Calificación: Neutra Tipo: No Calificada
Por sí solos no curan nada, no reducen el peso de quien los ingiere, ni dan superpoderes para concentrarse.

Sin embargo, en México los suplementos alimenticios representan un mercado atractivo para las empresas que participan y un problema de salud pública si se sale control.

México es el segundo país en importancia en América Latina para la venta de suplementos y se calcula que el mercado formal en el País tiene un valor de 892 millones de dólares, de acuerdo con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgo Sanitarios (Cofepris).

A esto se suma otros 29 mil 600 millones de dólares de mercado informal.

Aunque está lejos del valor de mercado de la industria nacional de medicinas, que asciende a unos 6 mil 300 millones de dólares, es una actividad económica importante.

El padrón de empresas es grande pero muchas firmas no están activas, explicó Álvaro Pérez Vega, comisionado de Operación Sanitaria de Cofepris.

Hay un padrón de cerca de 8 mil empresas registradas para la venta y elaboración de estos productos, de las cuales están activas unas 200.

"Existen unas 15 mil marcas, pero son 500 o 600 las que cumplen con la regulación sanitaria y las que tienen la mayor parte del mercado", expuso.

Bien empleados, los suplementos no son un problema de salud, son un complemento para enfrentar el día a día, agregó el funcionario.

De acuerdo con la Ley General de Salud, se clasifica como suplementos alimenticios a los productos elaborados a base de hierbas, extractos vegetales, alimentos tradicionales, adicionados o no con vitaminas o minerales.

"Su finalidad de uso es incrementar la ingesta dietética total", detalla la Ley.

No pueden ser sólo vitaminas y minerales y la cantidad que contengan no debe exceder los límites establecidos por el reglamento de control sanitario.

Sin embargo, se trata de un mercado donde la fe del consumidor se pone a prueba.

A diferencia de todos los medicamentos e insumos para la salud, estos productos no están obligados a tener un registro sanitario, como un medicamento alopático de innovación o genérico, ya que no pasan pruebas científicas sobre su efectividad.

Para establecerse, los productores de suplementos alimenticios presentan un trámite llamado aviso de funcionamiento. Además, la Cofepris vigila publicidad, etiquetado y contenido de los productos.

En publicidad, ninguno debe anunciarse como cura a enfermedades y en cuanto al contenido, no pueden tener ingredientes de tipo farmacológico, explicó el comisionado.

"Incluso cuando los ingredientes estén permitidos, pero su publicidad rompa la norma, desde 2012 la ley nos permite retirar el anuncio en 24 horas, siendo la multa hasta de 400 por ciento mayor a la que existía antes de esta fecha", detalló.

La multa depende de la gravedad del efecto que se valor ha causado la publicidad y puede ser superior a un millón de pesos por spot publicitario.

En el País existen dos gremios representativas de esta actividad: La Asociación Nacional de la Industria de Suplementos Alimenticios (Anaisa), que agrupa a empresas como GNC, Omnilife, Amway, Herbalife, entre otras; y la Asociación Nacional de la Industria de Productos Naturistas (Anipron).

La primera tiene un convenio de autoregulacion publicitaria con Cofepris que data de 2013, pero también están sujetos a aseguramiento si exceden los términos permitidos.

En el caso de la Anipron, agregó Pérez Vega, muchos de sus asociados están en proceso de regularización y la autoridad les ha hecho recomendaciones para que se ajusten a la publicidad permitida.

DIFÍCIL DE PESCAR Para la industria farmacéutica son un competidor cercano, porque un volumen importante de mexicanos acuden a los medicamentos naturales y complejos vitamínicos novedosos.

Para la autoridad regulatoria, representan un reto porque aunque ya se limitó su publicidad en medios masivos, todo el tiempo aparecen nuevas curas milagrosas.

Tan sólo en los primeros días de abril, la Cofepris aseguró en Jalisco 42 mil 855 piezas de productos que ofrecían curas contra diabetes, colesterol, artritis y obesidad.

Por supuesto, sin evidencia científica.

Se trata de productos milagro que entran de alguna forma al mercado, pero que sobre todo invaden tiendas naturistas.

Se incautaron productos como Diabatec, Retroviron, Vascular System Pack, Anticolesterol, Redupack, Flexo Plus, Slim Pack, Artiflex, entre otros.

Unos violaban con sus etiquetados la publicidad permitida por la normatividad, pero otros contenían sustancias que no pueden venderse ni en los medicamentos farmacéuticos.

Pérez Vega enumeró tres puntos en los que un consumidor debe fijarse: Primero, si el producto dice que cura algo, entonces debe tener Registro Sanitario.

Segundo, si dice que cura y no contiene Registro, es un producto milagro.

"Tercero, lo que dice que sirve para todo, no sirve para nada", concluye.

Nicho valioso Muchas empresas entran y salen de esta actividad evadiendo la vigilancia sanitaria.

892 millones de dólares es el tamaño del mercado de suplementos alimenticios en México.

2do lugar en ventas en América Latina tiene México.

8,000 es el padrón de empresas registradas.

200 empresas están activas y tienen 80 por ciento de la marcas.

LO QUE DEBE CONTENER UN SUPLEMENTO ALIMENTICIO: 1. Debe contener la leyenda: "Suplemento alimenticio".

2. También debe tener el texto: "El consumo de este producto es responsabilidad de quien lo recomienda y de quien lo usa".

3. El nombre no debe hacer alusión a un órgano o padecimiento y tampoco a prevención o cura de enfermedades.

4. Si se publicita en medios masivo debe decir "Permiso de publicidad de Cofepris".

5. Si se anuncia como cura una enfermedad y no tiene registro sanitario, es un producto milagro y debe denunciarse.

¿DÓNDE SE DENUNCIAN? 1. Ingresar a cofepris.gob.mx y denunciar el suplemento.

2. Marcar al 01800 0335050 opción.

3. Presentar denuncia escrita ante el centro integral de servicios de la Cofepris.

4. Dar algún elemento de revisión o verificación y dar su propia experiencia. Puede ser que el producto le haya hecho daño o que en su etiquetado hay cosas irregulares.