Imprimir

Agregar a Mi Selección
5 mitos sobre las ventas por catálogo
  • En México las ventas directas representan más de 62 mil millones de pesos.2 millones de mexicanos son distribuidores independientes

Dossier Político.com
País: /México Fuente: Internet
Sección: Online Tipo Nota: Nota Común
Publicación: 12/10/2015
Autores: Redacción
Páginas: 1
NC: FC:
Calificación: Tipo:
México D.F. 09 de diciembre de 2015, Por más de medio siglo, las ventas directas o por catálogo han crecido en México, convirtiéndose en una opción real para mejorar la economía familiar. Actualmente más de 2 millones de personas se dedican a esta actividad en nuestro país y venden más de 62 mil 100 millones de pesos por año.

“México ocupa el lugar número 7 a nivel global en esta industria que se conforma por casi 100 millones de microemprendedores en todo el mundo” comenta José Paez, Presidente de la Asociación Mexicana de Ventas Directas (AMVD), organización fundada en 1966 y que representa a las principales compañías de este ramo.

De acuerdo con Paez, estos son los cinco mitos más grandes que existen alrededor de esta pujante industria:

Mito 1: Las ventas directas hacen dinero de la gente Esta es una frase muy engañosa, todos los negocios o profesionales hacen dinero de la gente, un dentista por ejemplo hace dinero de la gente. Tanto un emprendedor que se dedica a las ventas directas, como un dentista, prestan un servicio y esperan una compensación por su tiempo y experiencia.

Este mito puede tener su origen en el multinivel, que es una de las formas de compensación de las ventas por catálogo, donde un vendedor nuevo, recibe asesoría y apoyo de un coach de negocios que lo entrena, apoya, motiva, proporciona mentoría y más. A diferencia de otras industrias, este coaching es gratuito, y la razón de esto es que el sistema está diseñado para que la red de cada coach les genere ganancias suficientes y justas por el tiempo que le dedican a guiar a otras personas.

Sin embargo, son las ventas reales, de productos reales, las que hacen que todos ganen, la red proporciona un mecanismo para expandir el alcance de los productos.

Mito 2: Las ventas directas son esquemas piramidales... ¡FALSO!

A veces se confunde multinivel con ventas directas, y a su vez el multinivel con esquemas piramidales.

La venta directa es un canal de distribución a través del cual un producto o servicio, se comercializa directamente al consumidor. El multinivel es un sistema de ganancias legal, utilizado por la industria de Ventas Directas, en el que una persona genera beneficios a partir de lo que vende él y la red de personas que ha construido. El multinivel es una mediación mercantil, entre las empresas y los distribuidores, figura que esta prevista en el Código de Comercio, con el fin de comercializar bienes o servicios.

El modelo de multinivel es totalmente distinto de los esquemas piramidales, los cuáles son ilegales debido entre otras causas, a que: (i) no se apoyan en la venta de ningún producto, sólo buscan captar dinero; (ii) las personas reciben comisiones por reclutar gente; (iii) la inmensa mayoría de sus ganancias proviene de la compras de productos que realizan sus Distribuidores y no del público en general (lo cual denota que no existe una demanda real de sus productos).

Mito 3: Las Ventas Directas son parte de la economía informal... ¡FALSO!

Las Ventas Directas son una actividad comercial formal y una opción real para la economía familiar mexicana desde hace más de 5 décadas. Actualmente más de 2.2 millones de personas generan ventas anuales que superan los 62 mil millones de pesos.

Las empresas de la industria de la venta directa, se encuentran sometidas a las disposiciones legales mexicanas. De hecho es una industria que, además de estar regulada como cualquier actividad empresarial, tiene un marco regulatorio especial previsto en la NOM 035 SCFI-2003 “Prácticas Comerciales - Criterios de Información para los sistemas de ventas a domicilio” y como cualquier actividad comercial formal está sujeta al cumplimiento de sus obligaciones fiscales.

Tanto las empresas fabricantes y comerciales, así como sus distribuidores independientes cumplen con sus obligaciones legales y fiscales. Estos últimos, al igual que cualquier profesionista independiente, deben reportar sus ingresos a través de cualquiera de las modalidades que la autoridad fiscal contempla para ello (por ejemplo, el régimen de “Persona Física con Actividad Empresarial”).

Además, la NOM establece el marco regulatorio de las relaciones entre las empresas, distribuidores y público en general, siempre refiriéndose a dichas actividades como comerciales / mercantiles, lo que otorga seguridad jurídica a los consumidores, ya que siempre están referidas a la legislación mercantil y en su caso, como cualquier consumidor, pueden acudir a la PROFECO.

Al contrario de otras industrias o relaciones comerciales, en las empresas de venta directa siempre debe existir un convenio (contrato) escrito en el cual se establezcan las obligaciones de cada parte. Mito 4: Las Ventas Directas son un modelo de negocios anticuado... ¡FALSO!

Las ventas directas entendidas como “ir de puerta en puerta para realizar una venta”, son la red social original y hoy en día ya es un modelo anticuado.

Muy diferentes son las ventas sociales las cuales son hoy más relevantes que nunca, ya que cada vez existen más consumidores que buscan una atención personalizada y disfrutan de una experiencia de compra uno a uno, elementos donde las ventas directas sobresalen.

Las ventas directas tienen como principio la interacción directa entre distribuidor independiente y consumidor, en donde se crea una relación de mutua confianza. Como consumidores confiamos en las personas más que en las corporaciones, en aquellos con los que tenemos algo en común (ya sea que vivan al lado de nosotros o en una ciudad a cientos de kilómetros) y ese componente social y de confianza, es utilizado por los vendedores independientes del siglo XXI, que apoyan sus actividades con herramientas como las redes sociales, sistemas de mensajería, correo electrónico, etc., y son un ejemplo claro de la tendencia actual de comercio social.

El mercado de las Ventas Directas sigue adelante, de 2013 a 2014 reportó un 3% de crecimiento en México llegando a los 62,100 millones de pesos en ventas netas y el número de distribuidores independientes creció 13% para alcanzar las 2,267,994 personas. Además de ello, dos elementos que reafirman la vigencia de este canal son el incremento en la participación de los hombres y el hecho de que son los hogares jóvenes quienes muestran un mayor interés por entrar en este negocio.

Mito 5: Las ventas directas son una actividad para mujeres... ¡FALSO!

Es importante recordar lo distinto que era el mundo a finales del siglo XIX, cuando surge formalmente el sistema de ventas directas, y mediados del siglo XX, cuando llega a México. Una época donde el trabajo de las mujeres era severamente criticado por la sociedad o incluso en algunos casos prohibido. En un contexto de represión de género a nivel global, una gran cantidad de mujeres encontraron un camino para impulsar su desarrollo personal a través de las ventas directas, una actividad “extra” que les permitía potenciar y desarrollar sus aptitudes, una industria en la que la mujer dominó durante muchas décadas.

Los logros a favor de la equidad, se reflejan en una sociedad en la que cada vez más, las actividades no son (y no deben ser) condicionadas al género, raza, religión, orientación sexual, etc., y eso impacta a todos niveles de nuestro actuar social y económico. En el caso de la industria de Ventas Directas, son cada vez más hombres los que participan en ella. En los últimos 3 años los distribuidores independientes hombres han pasado del 1 al 17%, participando principalmente en las categorías que tienen que ver con nutrición y un estilo de vida saludable.

75% de los microemprendedores dedicados a las ventas directas son mujeres, 17% hombres y un 8% son parejas que colaboran por llevar adelante sus negocios.