Imprimir

Agregar a Mi Selección
Las ventas directas también son cosa de hombres
  • En busca de la independencia financiera, cada vez más hombres entran al negocio de las ventas directas y multinivel, tradicionalmente etiquetado "solo para mujeres."

Milenio Diario
País: /México Fuente: Periódico
Sección: Mercados Tipo Nota: Nota Común
Publicación: 12/21/2015
Autores: Georgina Navarrete
Páginas: 12, 13
NC: FC:
Calificación: Tipo:
A Miguel Ángel López varias veces lo habían invitado a integrarse a algún negocio multinivel, pero fue hasta 2014 cuando la voz de su cuñado despertó su interés. Instalado en sus tempranos 4o, Miguel Ángel asegura que integrarse al equipo de representantes de Jeunesse fue una decisión bien pensada, calculada y comprometida, "todo un plan de vida", y no solo una corazonada.

"Investigué mucho a la compañía para saber con quién me metía. Fui a muchas reuniones para entender bien qué es un multinivel y cómo opera. Entré cuando me convencí de que es corno cualquier emprendimiento, pero más fácil porque el modelo de negocio ya está hecho y probado, y ya tienes los productos y las herramientas para trabajar".

Miguel Ángel es uno de los más de 385,000 hombres mexicanos que han optado por las ventas directas en el último lustro. Todavía, en 2012, la participación de los hombres en este tipo de negocios apenas llegaba a i%. Para 2013 dio un gran salto a 10 % y al cierre de 2014 ya significaban 17% de los casi 2.3 millones de distribuidores independientes del país, según cifras de la Asociación Mexicana (le Ventas Directas (AMVD).

Cierto, las mujeres siguen liderando la actividad con 75% de participación en el negocio, el 8% está constituido por parejas. Sin embargo, el crecimiento total del volumen de distribuidores independientes de las empresas de ventas directas en México durante 2013 y 2014 estuvo en la cancha exclusiva de los hombres, mientras la cantidad de mujeres y de parejas decreció marginalmente, 4% y 2% respectivamente.

Lo que ellos quieren En México, 67% de esas empresas ofrecen un sistema de ganancias por Multinivel, lo que obliga a los representantes a formar redes de mercadeo para elevar sus ingreso:. Tradicionalmente, las ventas directas, por catálogo, de persona a persona o en reuniones de grupo, estaban ligadas al quehacer femenino.

Todavía hoy, la mayoría de las mujeres que representa o distribuye alguna marca de venta directa, corno Avon, Jafra, Natura, Herbalife, Amway y Swiss Just, por mencionar algunas, lo hace corno hobby o complemento a sus actividades primarias. Sean arnas de casa, empleadas o profesionistas independientes, ocupan solo un poco de su tiempo para las ventas. Es el caso de Felisa, contadora de profesión, empleada en una empresa global y madre de tres hijos, que además es representante de la marca brasileña Natura. Aunque piensa que en un momento de necesidad podría obtener buenos ingresos como vendedora de la marca, por ahora solo le dedica entre 2 y 4 horas a la semana, y goza de descuentos en el autoconsumo.

"Por meses estuve pensando que sería bueno vender porque me encantan los productos, sabía que había buenas recompensas y siempre me ha gustado, me relaja vender, ¿sabes Un día en Facebook vi que una amiga de la prepa vendía y la contacté. Así de fácil. Ya luego conocí más la marca y puedo decirte que fue un gran acierto entrar, porque me encanta su filosofía, lo mucho que se preocupa por el ambiente, por retribuir buenas cosas a la sociedad y por sus consultoras", comenta Felisa.

La historia de Miguel Ángel López es distinta, igual que sus motivaciones. el diseñador gráfico entró al negocio "para lograr independencia financiera para mí y mi familia. No me veo en lo años igual que hoy: trabajando por mi cuenta sin saber si habrá o no proyectos, y más aún, paga puntual, ni tampoco quiero ser eternamente un empleado y depender de una empresa de otro". Además de investigar a la compañía y el multinivel, antes de entrar a Jeunesse, Miguel Ángel platicó con su esposa y su hija para decidir cuál era el mejor plan financiero y los objetivos a cumplir. "No es un `negocito', es nuestro plan de vida, y todos nos comprometimos a fondo. Cambiarnos nuestros hábitos y trabajamos juntos para cumplir el plan".

Una de las decisiones importantes fue cuál de los dos se dedicaría al negocio familiar. "Me quedé yo porque el diseño gráfico lo hago corno freelance y puedo manejar mejor rnis tiempos. Mi esposa tiene un trabajo fijo y no puede dedicarse mucho a promocionar y vender, pero vamos a los cursos juntos, nos estarnos entrenando para lograr la independencia financiera.

"No querernos ser ricos y perder nuestros momentos familiares por un negocio absorbente, ni trabajar siempre para otros para sacar lo indispensable. Queremos ganar lo suficiente para hacer lo que nos gusta y disfrutar el dinero que ganemos juntos, en familia".

La razón para entrar a las ventas directas no es solo cuestión de dinero, opina Carlo Ledezma, vicepresidente para Latinoamérica de Usana y tesorero de la AMVD. "Los que entran a este negocio, especialmente los hombres, quieren reconocimiento a sus logros y esfuerzos, y esto no es común en los trabajos convencionales. Las empresas multinivel lo hacen y crean comunidades muy unidas y exitosas".

Y qué venden Junto con la cantidad de hombres que se integran a este negocio, crece también el segmento de productos nutricionales, una categoría que hoy acapara 49% de la oferta, con pedidos promedio de 1,451 pesos, contra 726 pesos de los productos de belleza, aunque a esta última pertenecen 9 de cada lo ventas.

"Más allá de quien los venda, los productos nutricionales han subido su participación en oferta y demanda junto con el interés de los consumidores en el bienestar y la salud. El wellness es un negocio actual que no distingue género. Todos queremos estar sanos yen forma, ya no es solo cuestión de belleza", señala Carlo Ledezma, de la AMVD y añade que el segmento nutricional ha aumentado su participación año con año, tanto en el plano global como en México, gracias a diferentes grupos demográficos que buscan estar bien a su manera y para cumplir sus propios objetivos.

"Los adultos mayores buscan calidad de vida y aunque tienen sus medicaciones, saben que hay productos nutricionales que pueden ayudarles a mantener su estilo de vida y sus capacidades; los muy jóvenes quieren verse bien y los ejecutivos buscan compensar el desgaste del estrés y las largas jornadas de trabajo".

Miguel Ángel López, por su parte, afirma que su trabajo en Jeunesse es un negocio redondo: "Uso los productos porque son buenos, me gustan, me hacen sentir bien y los vendo porque sé que no engaño a nadie. Además, involucro a más gente en el negocio y les ayudo a cambiar su vida y a vivir mejor". Industria contracíclica Como Industria, la Venta Directa tiene una mecánica particular en la que, pareciera, nunca le va mal. Y es que, si bien las ventas netas de los socios de la AMVD tuvieron un modesto crecimiento de 3% en 2014 y se espera el mismo para cerrar 2015, la cantidad de distribuidores independientes creció 14%.

"Las ventas van muy de la mano con la confianza del consumidor, el crecimiento del consumo interno, la propia economía nacional y la macroeconomía, así cuando la economía va bien, nuestras empresas se fortalecen como cualquier otra empresa. Y cuando la economía se desacelera y las oportunidades de obtener ingresos decrecen, gente toma las ventas directas como una buena alternativa", señala Carlo Ledezma.

En este sentido, agrega, "nuestra prospectiva hoy es buena. El panorama es alentador porque esperamos que las Reformas Estructurales comiencen a dar frutos, pero mientras eso sucede, si a la gente no le va bien en su trabajo, siempre vuelve la mirada a las ventas directas, ya sea como complemento a su ingreso o de plano como proyecto de microemprendedurismo".